La Cruz

 

La CRUZ es y se ha constituido desde siempre en símbolo, identidad de los cristianos. Llevamos una cruz colgada al cuello, de plata, de oro, de piedra, de madera… regalamos una cruz para un nacimiento, un bautismo, una comunión, una confirmación, hasta para un casamiento un crucifijo que bendiga la casa o la cabecera de la cama, también la cruz acompaña el último adiós de los seres queridos. Está presente y forma parte de nuestra vida cotidiana, sin embargo…. ¿nos detenemos alguna vez a pensar en su verdadero significado? ¿O la poseemos simplemente como un bonito adorno?   Les proponemos detenernos a meditar un poquito el significado de la CRUZ.    

    Porque fue el propio Jesús quien dijo: “el que quiera venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame” (Mt. 16,24). Lo que equivale a decirnos: si quieres ser mi discípulo, sigue mi consejo, porque no es posible seguirme sin la Cruz. Estas palabras de Jesús tienen vigencia en todos los tiempos, ya que fueron dirigidas a todos los hombres, pues el que no toma su cruz y me sigue – nos dice a cada uno- no puede ser mi discípulo… Tomar la cruz es la aceptación del dolor y de las contrariedades que Dios permite para nuestra purificación, el cumplimiento costoso de los propios deberes, la mortificación cristiana asumida voluntariamente es condición indispensable para seguir al Maestro.        

 Porque fue El quien voluntariamente primero asumió ese camino por amor a nosotros y antes, por amor a la Voluntad del Padre. Así como todos los actos de la vida de Cristo son redentores, la salvación del género humano culmina en la Cruz, a la que Cristo encamina toda su vida en la tierra, y a la que irremediablemente camina solo durante estos días de Cuaresma.        

 El Papa Francisco, la semana pasada, la homilía de la Misa que celebró el martes 8 de abril en la Capilla de la Casa Santa Marta dijo: “No hay cristianismo sin la cruz y no hay cruz sin Jesucristo”… Explicó que: “el cristianismo no es una doctrina filosófica, no es un programa de vida para sobrevivir, para ser educados, para hacer las paces. Esas son las consecuencias. El Cristianismo es una persona, una persona alzada en la Cruz, una persona que se aniquiló a sí misma para salvarnos; se hizo pecado y así como en el desierto fue alzado el pecado, aquí se alzó a Dios, hecho hombre y hecho pecado por nosotros”. …. “Y todos nuestros pecados estaban allí. No se entendería el cristianismo sin entender esta humillación profunda del Hijo de Dios, que se humilló y se hizo siervo hasta la muerte y muerte de cruz, para servir”.  El corazón de la salvación de Dios, dijo el Papa, “*es su Hijo, que tomó sobre sí todos nuestros pecados, nuestra arrogancia, nuestra seguridad, nuestra vanidad, nuestros deseos de llegar a ser como Dios*”. Por esto *” un cristiano que no se gloría en Cristo crucificado no entiende lo que significa ser cristiano”. ….  Nuestras heridas, prosiguió, “las que dejó el pecado en nosotros, sólo se curan con las heridas de Dios hecho hombre, humillado, aniquilado”. “Este es el misterio de la cruz”. “No es un adorno, que siempre hay que poner en las iglesias, allí en el altar. No es un símbolo que nos distingue de los demás. La cruz es el misterio, el misterio del amor de Dios, que se humilla, se hace “nada”, se hace pecado” Para concluir, el Santo Padre cuestionó:”¿dónde está tu pecado? ‘Pero yo no lo sé, no tengo tantos aquí’. No, tu pecado está allí, en la cruz. Ve a buscar allí, en las heridas del Señor, y tu pecado será sanado, tus heridas sanarán, tus pecados te serán perdonados. El perdón que Dios da no es cancelar una cuenta que tenemos con El: el perdón que Dios nos da son las heridas de su Hijo en la cruz, alzado en la cruz. Que Él nos atrae hacia Él y que nos vamos a sanar”.      

   El Señor nos pide hoy a cada uno de nosotros que lo sigamos de cerca, y para eso es necesario acompañarlo hasta el Calvario. Porque fueron también sus propios labios los que proclamaron: “el que no toma su cruz y me sigue, no es digno de mí” (Mt. 10,38).  Sin embargo, detrás del sufrimiento de la Cruz hay una paradoja, un misterio, que sólo puede comprenderse cuando hay AMOR: detrás de la aparente muerte está la Vida. Y el que con egoísmo quiera conservar la vida para sí, la pierde: “el que quiera salvar su vida la perderá y el que la pierda por mí la hallará” (Mt.16,24).      

   Entonces comprendemos que la CRUZ es compromiso, es tratar de dar frutos acompañando a Jesús en su Calvario, amándolo y de esta manera amando a Dios Padre cumpliendo con Jesús su voluntad, muriendo a nosotros mismos sin miedo, pues cada una de nuestras cruces las quiere un Padre que nos ama y sabe bien lo que más nos conviene. Para finalizar, les acercamos una ORACION, para rezar frente a la Cruz en familia, en matrimonio en esta Semana Santa:

“Cuando todo se oscurece,

 

Cuando el camino es difícil,

cuando la tristeza llama,

cuando la vida es pesada porque su carga aplasta.

Cuando la salud es pobre, porque El quiso que fallara,

Cuando el doblar un sendero sólo las penas aguardan.

Cuando las lágrimas corren, porque de adentro las mandan,

cuando todo se derrumba porque las bases son malas,

cuando nos creemos solos porque nadie nos ampara,

tomemos un crucifijo

y en El puesta la mirada contémosle nuestras penas,

que por ser nuestras se agrandan

y hablemos de sufrimiento a quien sufrió más que nadie

y ofrezcamos nuestras lágrimas a quien las lloró de sangre.

Y quien jamás nos faltara (aunque creíamos su falta)

nos consolará diciendo:

“Desde aquí yo te acompaño,

eres mi hermano, por hombre,

pues hijo eres de mi Padre,  

y esta cruz Yo la he elegido por amarte más que a nadie.

Carga la tuya y me sigues,

Confía en mí, no desmayes”

(Oración al Cristo del Consuelo y la Misericordia)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s